domingo, 22 de febrero de 2015

Lamento

Lamento

Benjamín García 

Ay de mis pistilos
Mordidos minutos


Heptasílabo

Heptasílabo

Enferma enfermedad

Masturbacción

Masturbacción

A Brenda

La niña inquieta
Juega figuras
Falos parlantes
Nubes resecas
Líricos esquizos
Albas sonoras
Horrisonolas
La niña inquieta

Presagio

En esta juventud
Añoro senectud
Karma 0.05

Benjamín García 

Me cerraron ya tu gran templo
Ahora yo rezo por las calles
Llenas de cantantes cocuyos
Llevo rosario umbilical
Y la gastada astronomía
Nomás reencarnes mariposa
Ya verás
Ya verás
Ya verás

Historia de prisión 
Benjamín García 

Pues todo comenzó por dos presos. Huyeron una noche. Después supimos que se quitaron la moda a rayas, asaltaron a algunos transeúntes noctámbulos, pues no cargaban consigo ni media moneda. Satisfecho el bolsillo, recorrieron los burdeles, besaron, tocaron, bailaron, sudaron. Casi al amanecer se fueron a dormir. Luego de un opíparo encuentro en el restaurante más caro de la zona, volvieron a las rejas. Ya imaginarás la sorpresa y las preguntas de celadores, custodios, jueces y abogados: "¿Pero cómo que vueltos si ya habían logrado su libertad? ¿Se arrepintieron de su mala acción, acaso?". Dijeron lo siguiente: "Ay, señorías y usías, excelentes excelencias, la inocencia es pecado doblemente cruel: por pecado y por tonto, ¿libre el que reparte el día en 3, 1/3 para una empresa, 1/3 para la cama y el otro tercio para comer, viajar y prepararse en fin para los otros dos tercios? ¿Libre el millonario empeñado en su círculo de inversión-ganancia-inversión. No. Si las rejas son cosa decente, y el resto, no son mis esclavos, pero sí mantenerme decidieron, ¿quién soy para oponerme?, y miren ustedes que ni el más rico contrata tantos guardias como nosotros". Les preguntaron entonces el motivo de la huida, adujeron así: "Mujeres y trago que no somos santones, no gustamos de beso y beso entre matones, así que si ustedes hallan satisfecha la curiosidad, nos retiramos a nuestros aposentos"... Y así empezó tan gran fiesta, sabemos que afuera rueda el mundo, pero aquí, custodios, jueces, abogados, visitas, directores, psicólogos, reos y colados, vivimos todos en la santa soledad de la pachanga, el amor y la bebida, ¿y los de afuera? Que se jodan si no son compañía.
Benjamín García 

Oferta

¡Protesta al 90% de descuento!
B. G.