sábado, 9 de mayo de 2015

Neverending war

1) La guerra es una táctica comercial 
2) La guerra no es una táctica, es la práctica comercial

viernes, 1 de mayo de 2015

Juego de imágenes

Juego de imágenes 
Benjamín García
Roland Barthes asegura que ninguna imagen surge de la nada. Las imágenes se originan en una serie de factores "sensitivos y psicológicos que afectan a nuestras instancias".
El mito, entendido así como imagen social, se vuelve parte del repertorio creativo del creador y parte del repertorio interpretativo del lector.
La imagen de Europa, por ejemplo, para América, durante mucho tiempo, no abarcó el espacio geográfico que llamamos Europa, se ciñó a París.
Para los Isaias París es la Ciudad del Amor, para América París es la Ciudad Luz, la del siglo de las luces, la de la ilustración (no importa que sea un movimiento compartido con Inglaterra, a la imagen no le interesa el ser, sino el parecer).
Una imagen no funciona sola, requiere compañía, un conjunto semiótico. Por ejemplo, la llamada Leyenda Negra de España. Para que un país sea agresivo, cruento, inmoderado, se necesita otro(s) que se considere ejemplar.
El emporio usaka, por ejemplo, se hace aparecer como adalid de la democracia, la democracia se hace aparecer no como algo deseable, sino como la única opción. De tal suerte que quien no es país demócrata (para ello no importa si en verdad lo es o no) no solamente vive en el error, no puede vivir, deviene en algo así como un error tanto de la naturaleza como de la civilización, por ende, eliminable (podríamos llamarle proceso de cucarachización).
Otro ejemplo, la imagen del seductor requiere la imagen del torpe para las relaciones amorosas. Podría pensarse que nos referimos entonces a un fenómeno binario: A implica a B; B implica a A. No exactamente, aunque la relación tiende a explicarse en su binariedad, es una relación de conjunto, imagen del seductor también requiere la del hombre normal, el que sabe lo suyo en el arte de amar sin ser por ello un casanova. Con menos fuerza, también requiere al que no se interesa por la seducción, así como al que deplora tal actividad.
La imagen, en resumen, no es un acto solitario, es un proceso, ¿cristalizado? En los mitos tiende a pensarse que sí, pero incluso los mitos necesitan vigencia, reactivación.