jueves, 26 de febrero de 2009

Hormero Aridjis, abismo en el sol

Te amo ahí contra el muro destruido
Homero Aridjis

§



Te amo ahí contra el muro destruido
contra la ciudad y contra el sol y contra el viento
contra lo otro que yo amo y se ha quedado
como un guerrero entrampado en los recuerdos



Te amo contra tus ojos que se apagan
y sufren adentro esta superficie vana
y sospechan venganzas
y muertes por desolación o por fastidio



Te amo más allá de puertas y esquinas
de trenes que se han ido sin llevarnos
de amigos que se hundieron ascendiendo
ventanas periódicas y estrellas



Te amo contra tu alegría y tu regreso
contra el dolor que astilla tus seres más amados
contra lo que puede ser y lo que fuiste
ceremonia nocturna por lugares fantásticos



Te amo contra la noche y el verano
contra la luz y tu semejanza silenciosa
contra el mar y septiembre y los labios que te expresan
contra el humo invencible de los muertos

viernes, 20 de febrero de 2009

Deseo, Villaurrutia, abismo en el sol

Deseo

Xavier Villaurrutia

Amarte con un fuego duro y frío.
Amarte sin palabras, sin pausas ni silencios.


Amarte sólo cada vez que quieras,
y sólo con la muda presencia de mis actos.


Amarte a flor de boca y mientras la mentira
no se distinga en ti de la ternura.


Amarte cuando finges toda la indiferencia
que tu abandono niega, que funde tu calor.


Amarte cada vez que tu piel y tu boca
busquen mi piel dormida y mi boca despierta.



Amarte por la soledad, si en ella me dejas.
Amarte por la ira en que mi razón enciendes.


Y, más que por el goce y el delirio,
amarte por la angustia y por la duda.

Ausencia, de Borges, abismo en el sol

AUSENCIA
Jorge Luis Borges

§



Habré de levantar la vasta vida
que aún ahora es tu espejo:
cada mañana habré de reconstruirla.
Desde que te alejaste,
cuántos lugares se han tornado vanos
y sin sentido, iguales
a luces en el día.
Tardes que fueron nichos de tu imagen,
músicas en que siempre me aguardabas;
palabras de aquel tiempo,
yo tendré que quebrarlas con mis manos.
¿En qué hondonada esconderé mi alma
para que no vea tu ausencia
que como un sol terrible, sin ocaso,
brilla definitiva y despiadada?
Tu ausencia me rodea
como la cuerda a la garganta,
el mar al que se hunde.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Nada y ausencia, abismo en el sol

Benjamín García

Nada es mío

Ni la nada imposible

Tormenta de todos

O el fuego de Olimpia

De los cantos profanos

Nada

Mis versos conversan

Al flagelo de San Juan

Por los ríos del camino

Y bajo la huella del león

La grulla se despierta

En la noche universal

Ni siquiera yo soy mío

Soy polvo del polvo

Eco de los ecos

Una espora que flota

En la perversión

Del canto original



La ausencia



La ausencia no es la nada

No es igual al conjunto vacío

Ni se parece al cero

Es la falta de un recuerdo

Una muerte activa

Con imagen de atleta

Es una estancia más de la casa

Con todas las luces prendidas

De ventanas abiertas

Y un aire imposible de respirar

Con un cielo pleno

De nubes evacuadas

La ausencia no es la ausencia

Sino un inquilino

Con las alas y los ojos

De un cuervo

Grazna

Cuando ya todo se ha ido