lunes, 12 de octubre de 2009

En las tardes ardientes

En las tardes ardientes

Olga Savary

En las tardes ardientes
nada que hacer:
olvidar las manos
aquietadas como arañas
y atar el silencio
a la pura soledad
del silencio.

No hay comentarios: