Llama

Minificciones de Benjamín García



Llama


A trompicones y golpeándose los pies con las ramas y las piedras llegó junto al roble de fronda ancha.
Los otros se miraron extrañados. No alcanzaban a comprender lo que ocurría.
El asustado, de miembro grande y con tiro hacia la tierra, bamboleándolo; soltó un chisguete de orina. Fue breve, sin mucho impacto. Luego crepitó con los labios y emitió: ¡Fuagh! ¡Fuagh!
De los que veían enfrente, once guturalizaron la cuestión. No entendían, no sabían que diantres ocurría. Quizá, imaginaron, se le había atorado algún hueso.
El restante, abrió los ojos volviéndolos de rueda blanca y dijo, trazando un signo de interrogación con brazos y hombros: ¿Fuagh? ¿Fuagh?
Ambos corrieron y unos cinco minutos adelante observaron varios arbustos.
Fuagh, fuagh.
Los otros once, a lo lejos, ignoraban todo.
Fuagh, fuagh.
Se sintieron dos hombres. Los dos hombres más solos del mundo.

Comentarios

txt:::nauta ha dicho que…
¿Digamos que existía un código lingüístico entre uno de los hombres bajo el árbol y el que llegó repentinamente? ¿Digamos que aquí explicas que todos estamos a la espera de encontrar a alguien que hable nuestro mismo idioma?... ¿Digamos que ya me excedí en este comentario? Jeje. Saludos.

Entradas populares